Indicadores

← volver

Los simuladores calculan una serie de indicadores fundamentales para entender los efectos del sistema electoral. A continuación presentamos la definición operacional de cada uno de ellos:

Número efectivo de partidos electorales: la unidad dividida por la sumatoria de las proporciones de voto obtenidas por las candidaturas, elevadas al cuadrado. Es un indicador que resume el número de partidos que compiten electoralmente, teniendo en cuenta su tamaño relativo.

Índice de fragmentación electoral: la unidad menos la sumatoria de las proporciones de voto obtenidas por las candidaturas, elevadas al cuadrado. Su valor oscila entre 0,000 –para un sistema monopartidista- y 1,000 –para un sistema de fragmentación ilimitada.

Número efectivo de partidos parlamentarios: la unidad dividida por la sumatoria de las proporciones de escaños obtenidos por las candidaturas que han obtenido representación elevadas al cuadrado. Es un indicador del número de partidos que obtienen representación parlamentaria, teniendo en cuenta su tamaño relativo.

Índice de fragmentación parlamentaria: la unidad menos la sumatoria de las proporciones de escaños obtenidos por las candidaturas que han obtenido representación elevadas al cuadrado. Su valor oscila entre 0,000 –en un parlamento  monopartidista- y 1,000–en un parlamento de fragmentación ilimitada (es decir, con tantos partidos como diputados/as).

Reducción mecánica (o efecto mecánico del sistema electoral): diferencia entre el número efectivo de partidos electorales y el número efectivo de partidos parlamentarios. Expresa la capacidad del sistema electoral para excluir a candidaturas de la representación.

Índice de desproporcionalidad de Loosemore-Hanby: suma de las diferencias entre el porcentaje de votos y de escaños de cada partido, dividida por dos. Cuanto más se acerca a cero su valor, más proporcional es el sistema electoral, esto es, más próximos están los porcentajes de votos y de escaños obtenidos por las candidaturas.

Índice de desproporcionalidad de Gallagher: raíz de la suma (dividida entre dos) de las diferencias entre el porcentaje de voto y de escaños de cada partido elevadas al cuadrado. Cuanto más se acerca a cero su valor, más proporcional es el sistema electoral, esto es, más próximos están los porcentajes de votos y de escaños obtenidos por las candidaturas.

Votos sin representación: suma de los votos válidos que quedan sin representación en cada circunscripción. Se ofrece el porcentaje sobre el total de votos válidos. Cuanto menor sea el porcentaje, mayor número de electores/as habrá contribuido a la elección de los diputados/as.

Votos innecesarios: votos válidos de cada candidatura que, en caso de no haber sido recibidos, no habrían afectado al número de escaños obtenido.

Remanentes: votos válidos sobrantes de cada candidatura tras el primer reparto de escaños empleando la cuota entera. En una asignación polietápica se extraen cuando aplicamos como fórmula de reparto en el nivel 1 la cuota Hare o la cuota Droop. Estos votos se transfieren y emplean en la asignación de escaños en el nivel 2.

← volver